Cerro Santa Ana

Es un monumento natural ubicado en el centro de la península de Paraguaná al norte del estado Falcón en jurisdicción de los municipios Falcón y Carirubana, entre las poblaciones de Santa Ana y Buena Vista. Cuenta con una superficie de 1900 hectáreas y una altura máxima de 830 msnm. Fue declarado Monumento Natural el 14 de junio de 1972 según decreto Nº 1.005, bajo la protección de INPARQUES. A diferencia del resto de la península el Cerro Santa Ana tiene como características el contraste de su verdor con la vegetación xerófila de la zona de Paraguaná.

Características:

Tiene tres picachos: la Santa Ana (el más alto), Buena Vista y Moruy. En el ascenso se aprecian progresivos cambios de clima y de vegetación. En las partes bajas predomina un ambiente seco de vegetación xerófita con bosque espinar, mientras que en las partes más altas se desarrolla una vegetación boscosa, con frondosos árboles de 10 a 15 metros de altura, con abundantes epifitas, musgos y líquenes favorecidos por la alta humedad.

Su fauna la constituyen predominantemente las aves que viven en la selva húmeda. Entre las que destacan la guacharaca, la pavita hormiguera, el bobito copetón de vientre amarillo, la paraulata montañera, la reinita homera y el azulejo verde viche. En la parte media y baja se encuentran algunos mamíferos, pequeños roedores como el ratón muchilero. También el conejo de monte, la onza y el tigrito o cunaguaro, y algunas especies de serpientes.

Desde la cima del Cerro Santa Ana se divisan al sur la Sierra de Falcón, Santa Ana de Coro y los Médanos de Coro. Cuando no hay mucha bruma pueden verse al norte las islas de Aruba y Curazao.

Salinas de Las Cumaraguas

Las Cumaraguas es un sitio natural tipo salinas, ubicadas al noreste de la Península de Paraguaná, específicamente en el Municipio Falcón, Su acceso es por vía terrestre. Presentan un espectáculo digno de ver en horas del atardecer, cuando el tanino que contienen las aguas que irrigan ese sector, les torna el color a rojizo.

Posee excelentes playas para la práctica de Kitesurf y Windsurf, donde se acostumbra hacer regatas internacionales.

Laguna Boca de Caño

Constituye un hábitat natural que alberga una diversa fauna silvestre y acuática. Es una laguna de agua salobre y poca profundidad. Está ubicada en la costa oriental de la Península de Paraguaná en el estado Falcón.

En este lugar se alimentan, reproducen y refugian muchas especies de la fauna, incluyendo aves que emigran todos los años desde el hemisferio norte. La laguna de Boca de Caño se puede ver desde la carretera de El Supí a Tiraya. El acceso al lugar es por vía terrestre.

Además resulta ideal para el turismo de contemplación. Allí pueden observarse flamingos rojos, blancos y rosados y otras aves de colores hermosos.

Reserva Biológica Montecano

Ubicada en San José de Cocodite, Península de Paraguaná, en el estado Falcón es un área con 1600 hectáreas de extensión.

El nombre de la reserva se debe a una planta existente en el sitio conocida como Barba de palo, La reserva es un bosque seco tropical preparado para el turismo ecológico, tiene acondicionado algunos senderos y cuenta con doce estaciones siendo la primera en la zona más alta llamada Cerro Capuchino donde se encuentra en su superficie la cueva de Piedra Honda.

Antiguamente existía una base militar, en la parte que todavía se conserva muestra a los visitantes las paredes con huecos hechos por las balas en las prácticas de tiro. Dentro de las especies de flora se destacan las orquídeas y bromelias, árboles de olivo, semeruco, araguaney, jobo, cotoperí, ceiba y vera. Dentro de la reserva existe también la pitahaya que se encuentra en peligro de extinción.

La reserva sirve de refugio a más de 180 especies de pájaros que migran en la época de invierno austral. Existen hasta el momento 42 especies documentadas que habitan de forma permanente como el cardenal rojo o cardenal coriano, el carpintero, la cota en peligro de extinción y alguna variedad de turpiales.

La variedad de reptiles de la reserva sirven de estudio científico-médico permanente para la búsqueda de antídotos. Dentro de la población de reptiles se encuentra la lagartija Lepidoblepharis montecanoensis considerada la más pequeña midiendo solo hasta seis centímetros siendo nativa de la reserva al igual que la Tarántula azul (Green Bottle Blue).